El método socrático en el aula

Los métodos educativos no pueden reducirse a informar o comunicar mediante la lección expositiva. Un proceso de enseñanza deseable debería ser dinámico, incorporar las nuevas herramientas tecnológicas al aula, no sólo para transmitir conocimiento sino incentivar e inducir el aprendizaje. Ampliar la labor docente: hacer dudar al alumno, enseñarle a argumentar para encontrar la verdad a través del diálogo es un método que existe desde hace 25 siglos y que a la fecha continua vigente.

El grado sumo del saber es contemplar el por qué.

Sócrates

En el método socrático, conocido como Mayéutica que significa “hacer parir la verdad”, el maestro enseña mediante la discusión de problemas, interrogando hábilmente al alumno. Lo incita a que juntos encuentren la verdad. Este método, que alude a la labor del obstetra, es un proceso dialéctico que por medio de sucesiones de preguntas concienzudamente formuladas busca reconocer o dilucidar los conocimientos u opiniones de sus interlocutores.

A partir de la duda se inicia, convenientemente, el proceso de enseñanza-aprendizaje. Este método propone al diálogo como el instrumento fundamental en donde se escuche al otro y se cuestione como un principio constructivo en el que todos los participantes aportarán sus ideas para alcanzar la verdad.

Sócrates conduce a sus alumnos a examinarse a sí mismos, a darse cuenta de su propia ignorancia, no para burlarse de ellos o con la finalidad de sentirse superior, sino para concientizarlos de lo que no saben. Autocuestionarnos, poner en duda nuestros conocimientos en principio y luego razonar con los otros. En este método todos cuentan con la capacidad de dialogar, debatir y realizar la exposición de los argumentos que vislumbren la verdad sin necesidad de imponer. El maestro socrático tiene como objetivo estimular el diálogo a fin de incitar ideas en sus discípulos, para que por sí solos descubran la verdad.

 

 

Los principios socráticos están expuestos en los Diálogos de Platón donde se distinguen y definen cinco características:


Dubitativa: comenzar con una ignorancia real o declamada, de carácter provisional sobre el tema a discusión para así crear la posibilidad de buscar el conocimiento.

Dialéctica o dialógica: como mecanismo didáctico y técnico para el efectivo descubrimiento de la verdad. Preguntas y respuestas que surgen de alguna concepción aceptada y llegar a una distinta y en teoría más adecuada.

Conceptualizadora o definitoria: la búsqueda de adquirir conceptos.

Empírica o inductiva: dudar del concepto inicial, plantear cuestionamientos concretos.

Deductiva: probar la definición elaborada de acuerdo a sus implicaciones y deduciendo sus consecuencias.

La mayéutica nos incita a recurrir a nuestros conocimientos para responder cuestiones nuevas, lo cual provoca un ejercicio mental importante y significativo más allá de la memorización o mecanización de datos o teorías. Al discutir lo ya conocido se razona y por ende se aprende mejor. La función del diálogo socrático no es otorgar respuestas u ordenar posturas, sino suscitar en el espacio de debate inquietudes o dudas: reflexionar, no imponer.

 

 

En México, el nuevo modelo educativo, derivado de la última reforma, busca una educación de calidad con equidad mediante la creación de escuelas que favorezcan la cultura del aprendizaje, lo cual generaría un ambiente propicio para el diálogo. El cambio más significativo se plantea en torno al maestro, ya que será quien promueva las ideas de equidad e inclusión en el salón, no sólo con palabras, sino con acciones que repercutan en la sociedad global actual. Buscar que el alumno sea reflexivo, crítico, autodidacta a fin de que pueda cuestionar y argumentar sus saberes logrados; esto sólo es posible mediante una mayor y mejor comunicación en el aula promovida por el profesor.1

La meta propuesta es crear estudiantes elocuentes y con iniciativa que puedan expresarse y defender sus ideas con confianza y fluidez tanto de manera escrita como oral. Además de razonar, analizar y resolver mediante hipótesis y argumentos. Es decir, incentivar el pensamiento crítico y la solución de problemas.2 Para lograrlo es imperante mejorar la comunicación en el aula, empezando por alumno-profesor, un diálogo abierto, sin miedo a preguntar o plantear su postura, con la seguridad de que se respetarán sus aportes. Aprender a dialogar y debatir sin denostar, entendiendo que entre más argumentos haya más se enriquece el conocimiento, es el objetivo deseable no sólo en aula sino también en la esfera pública, en todo momento y ante cualquier persona, algo que Sócrates esbozó desde el año 400 a.d.n.e.

Escrito por Venecia Quiroz Téllez

Referencias

Castro Faune, C. (2012). El método socrático y su aplicación pedagógica contemporánea. Bajo palabra, 7, 441-452. Recuperado de https://revistas.uam.es/bajopalabra/article/view/3251, el 13 de diciembre de 2017.

Hernández Reyes, C. (2008). La mayéutica de Sócrates en la formación humana. Planeación y Evaluación Educativa, 15 (43), 3-10. Recuperado de http://www.aragon.unam.mx/unam/difusion/planeacion/ejemplares/43.pdf, el 13 de diciembre de 2017.

Sample, K. (1998). The Socratic Method. Stand to Reason. Recuperado de https://www.str.org/articles/the-socratic-method#.WmIUeqjiaUk, el 13 de diciembre de 2017.

1 Secretaría de Educación Pública. (2017). Ruta para la implementación del Modelo Educativo. Recuperado de https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/199551/Ruta_de_Implementacio_n_del_Modelo_Educativo.pdf, el 13 de diciembre de 2017.

2 Secretaría de Educación Pública. (2017). Los fines de la nueva educación, versión estudiantes. Recuperado de https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/199549/Revista_NME.pdf, el 13 de diciembre de 2017.

Créditos del Blog

 

Consejo editorial: A. Fabiola Hidalgo Martínez, Mayela Crisóstomo Alcántara, Rhina Saldaña López y Edson Cano Navarro.
Responsable: Marta M. Vera Olivera.
Redacción: Venecia Quiroz Téllez, Enrique Rojas y Eduardo Rodríguez.
Colaboradores: Alejandra Cortés Zorrilla, Jessica Romero González, Alfredo Basilio Ojeda, Arianna Guzmán Martínez y Alberto Cortés González.
Corrección: Priscila Saucedo García
*Los temas desarrollados en este blog son propuestos por el Consejo Editorial y nutridos por los especialistas de la Dirección de Difusión y Extensión Universitaria en las áreas de: salud, activación física, comunicación, cultura y educación.