• Inicio
  • Blog
  • Rafael Ramírez Castañeda: forjador de la educación rural

Rafael Ramírez Castañeda: forjador de la educación rural

Promotor incansable de los reclamos sociales surgidos a raíz de la Revolución Mexicana de 1910, Rafael Ramírez Castañeda dedicó su vida a: abatir las carencias y rezagos que afectan a los pueblos y comunidades indígenas; garantizar e incrementar los niveles de escolaridad, favoreciendo la educación bilingüe e intercultural; realizar la alfabetización, tanto como la conclusión de la educación básica; la capacitación productiva; y formar patria desde la educación de masas populares por medio de escuelas rurales, a modo de integrarlas para conformar con ellas un verdadero “Estado nacional”.

Nacido el 30 de diciembre de 1884 en la pequeña población de Las Vigas, Veracruz. A los 22 años egresa de la escuela normal de Xalapa y tiene el primero de muchos contactos profesionales con el medio rural. Convencido de que “la mejor educación es la que resuelve las necesidades vitales a través de la práctica”, se establece en la capital del país para, a finales de 1909, fundar el plantel Escuela Nueva y establecer la educación técnica “Aprendiendo haciendo”.

 

http://cmapspublic3.ihmc.us/rid=1235983810076_154449910_9744/Profr.jpg

 

Su corazón, sin embargo, estuvo siempre en educar para conseguir la integración de la masa campesina en la cultura moderna. Para el maestro Ramírez Castañeda, lo que procede es favorecer el mejoramiento de las condiciones económicas, higiénicas y sanitarias en las áreas rurales. Al maestro rural, en consecuencia, corresponde una labor triple de la que realiza un maestro urbano: enseñar a los niños y a los adultos, mejorar a la comunidad, y formar parte de los líderes sociales del poblado, para lo cual es necesario que viva en el mismo lugar en el que labora.

En 1923, ya como catedrático en la Escuela Normal Primaria y actuando como funcionario en la Secretaría de Educación Pública, modela el esquema desde el que deberán de trabajar los maestros en las escuelas del campo. Poniendo alta la mira, propone un sistema escolar conocido como la Escuela Rural Mexicana con el que aspira formar a los hombres que la revolución exigía. Cinco son sus principios:

1) La escuela rural debe ser un medio donde el niño se instruya con lo que ve, rodeado de personas que trabajan. En ella no deben existir programas desarticulados, horarios rígidos, ni reglamentaciones estrechas.

2) La educación rural debe derivarse de las relaciones del niño y del hombre con la naturaleza y la sociedad, por medio del trabajo cooperativo, práctico, de utilidad inmediata y no simplemente de escritura o de lectura monótonas, ni de ideas hechas lecciones fragmentadas.

 

http://www.mientrastantoenmexico.mx/wp-content/uploads/2017/05/clases-rurales.jpg 

 

3) Las actividades deben servir para explicar los fenómenos naturales y sociales, por lo que deben carecer de programas estáticos que sólo los profesores suelen entender.

4) Es necesario proscribir castigos y premios para dejar al educando en completa libertad y espontaneidad, "porque la conducta humana, como la virtud y la verdad no se enseñan teóricamente, sino por el uso personal de la libertad".

 

 

 http://2.bp.blogspot.com/-N8WZydZqyHg/UCNoh_9ndxI/AAAAAAAACHE/p2QQpCsmdfU/s1600/Pobreza_en_escuelas3+IPS.jpg

 

5) Se debe establecer el gobierno de los alumnos a través de los comités que ellos mismos elijan, lo cual no implica jugar a la democracia, dado que a nivel comunal, los gobiernos escolares constituyen el escenario primigenio de la vida en democracia. Son, de hecho, la democracia misma.

Don Rafael Ramírez Castañeda tenía para sí que la escuela rural no debía servir tan sólo para que los niños de la comunidad aprendan lo necesario, sino que debía funcionar como una verdadera Casa del Pueblo, donde los adultos de las comunidades, hombres y mujeres por igual, aprendan cosas útiles que los ayuden a mejorar sus condiciones de vida. El maestro rural, en consecuencia, debía estar siempre dispuesto al trabajo: humilde, pero digno; respetado y apreciado por la gente.

Hombre de su tiempo, en años en los que los jóvenes de las primeras décadas del siglo XX pasaban de la primaria superior a la preparatoria cuando estaba dentro de sus posibilidades, el maestro Ramírez Castañeda apoya la creación y consolidación de la escuela secundaria.

En lo que a formación filosófica se refiere, don Rafael se influye por el positivismo, que a principios del siglo XX alcanza su auge como doctrina que respalda a la dictadura y da vigor al grupo de Los científicos en el poder. Fiel a sus cinco principios educativos, trabaja para arraigarlos en la idiosincrasia de México, para lo cual le agrega un matiz humanista que ayude a forjar verdad y bondad. En sus prioridades está lograr la libertad de pensamiento que a todos permita alcanzar planos superiores de conciencia a favor de la reconciliación y la paz espiritual, con el fin de sustentar una educación esencialmente humanista en la que hombre, sociedad, cultura, racionalidad y naturaleza se vinculen de manera armoniosa.

Tres etapas son reconocibles en su hacer intelectual, desde las que asume una visión no pragmática, a la usanza, sino práctica, en servicio a las masas desposeídas:

• Previa a 1921, cuando trabaja en la Escuela Industrial José María Chávez y dedica sus reflexiones a la educación industrial.

• La que abarca los años mil novecientos veinte y mil novecientos treinta, décadas en las que consagra su pluma al servicio de la educación rural. A esta etapa corresponde el mayor volumen de su producción escrita.

• Ya jubilado, mediante escritos, reflexiones, conferencias, asesoría y artículos publicados en revistas especializadas y periódicos, redactados para dar cuenta de la labor desarrollada por la escuela rural en su llamada Época de oro.

 

 https://oisotoria21.files.wordpress.com/2010/05/202.gif

Estas tres etapas fructifican en cinco libros importantes:

− La escuela industrial en 1915

− La escuela de la acción dentro de la enseñanza rural

− Cómo dar a todo México un idioma

− El cuento y la expresión dramática

− El sembrador (serie de tres libros de lectura para escuelas rurales auspiciados por el Plan Sexenal del presidente Lázaro Cárdenas.

En el otoño de su vida, su experiencia y capacidad reflexiva lo llevan a adoptar posiciones críticas respecto a diversas políticas educativas gubernamentales, lo que resulta en su acercamiento a corrientes ideológicas de izquierda que lo inspiran a militar en el Consejo Mundial de la Paz.

El 29 de mayo de 1959, don Rafael Ramírez Castañeda muere en su casa de Coyoacán en la Ciudad de México a la edad de 75 años. Por decreto presidencial, sus restos fueron trasladados en marzo de 1976 a la Rotonda de las Personas Ilustres, donde actualmente reposan.

La Universidad Pedagógica Nacional, a través de la Dirección de Difusión y Extensión Universitaria, específicamente la Subdirección de Fomento Editorial te invita a revisar la tesis A un siglo de distancia (1911-2011): semejanzas y diferencias de la educación micro-rural en México, elaborada por Edgar Pérez Ríos bajo la asesoría de la doctora Amalia Nivón Bolán, ganadora del 2º Lugar del Concurso de Tesis UPN, 2013, cuyo premio fue la publicación de la obra en formato electrónico. 

Créditos del Blog

 

Consejo editorial: A. Fabiola Hidalgo Martínez, Mayela Crisóstomo Alcántara, Rhina Saldaña López y Edson Cano Navarro.
Responsable: Marta M. Vera Olivera.
Redacción: Venecia Quiroz Téllez, Enrique Rojas y Eduardo Rodríguez.
Colaboradores: Alejandra Cortés Zorrilla, Jessica Romero González, Alfredo Basilio Ojeda, Arianna Guzmán Martínez y Alberto Cortés González.
Corrección: Priscila Saucedo García
*Los temas desarrollados en este blog son propuestos por el Consejo Editorial y nutridos por los especialistas de la Dirección de Difusión y Extensión Universitaria en las áreas de: salud, activación física, comunicación, cultura y educación.