• Inicio
  • Blog
  • Movilidad en tres palabras, aprender, crecer y compartir

Movilidad en tres palabras, aprender, crecer y compartir

Por Nidia Martínez y Leonardo Loyola

No hay nada como volver a un lugar que no ha cambiado, para darte cuenta cuanto has cambiado tu" 

Nelson Mandela 

La movilidad inicia con tomar la decisión y tener el deseo de salir a conocer nuevos horizontes educativos que enriquezcan la formación profesional, sin dejar de mencionar el esfuerzo y empeño que se realiza previamente para vivir esta grandiosa experiencia.

Si alguien nos hubiese advertido lo que viviríamos en la movilidad, seguramente no hubiéramos creído todo lo que una experiencia como ésta puede hacerte cambiar. Todo lo que te aporta como estudiante y como persona, pero, lo que realmente le da significado a la movilidad es el compartir y no dejar de aprender.

Cuando hablamos de aprender y compartir, nos referimos, desde al hecho de estar inmersos en un salón de clases desconocido, donde el mundo se ve de diferente de la manera a la que se está acostumbrado. Al estar en ese otro contexto, se comienza a configurar la necesidad de conocer y adaptarse para obtener nuevos aprendizajes; pero al mismo tiempo, sin darnos cuenta, al expresarnos y aportar lo que sabíamos y pensábamos, se generó una incertidumbre en las demás personas que permitió una interacción en la que compartes y te comparten cosas nuevas o distintas perspectivas que sin duda te aportan conocimiento desde lo académico, cultural y social.

 

 

Porque en un salón de clases tan lejano al nuestro, además de conocimientos académicos también aprendimos muchas otras cosas, empezando por conocer nuevas palabras que al principio nos parecían raras y podemos decir que en ocasiones graciosas, que sin darnos cuenta poco a poco terminaron siendo parte de nuestro léxico, lo que nos permitió generar lazos de comunicación que después devinieron en entrañables amistades que nos apoyaron en nuestro proceso de adaptación en ese nuevo lugar.

Un lugar en el que estábamos lejos de nuestra escuela, familia, comodidades, vida cotidiana; donde tuvimos que aprender a ser independientes y donde cada uno decide qué sentido tendrá estar de Movilidad Estudiantil pues debemos confesar que esta experiencia no sólo es académica –aunque definitivamente esa es la prioridad–, sino también otras cosas que se vuelven inherentes a esta experiencia comenzando por las necesidades básicas: como encontrar un lugar para vivir, los servicios y la alimentación, pues tuvimos que empezar por aprender a pagar nuestros propios gastos y administrar el dinero con el que se cuenta para todo lo que se puede hacer en un estado distinto al tuyo.

 

 

En este otro lugar donde se es residente por un determinado tiempo, te conviertes en un foráneo que tiene que aprender a desenvolverse en una cultura distinta a la suya donde todo comienza a cambiar, desde los hábitos alimenticios que dependen de tus conocimientos en la cocina hasta los ingredientes que puedes no encontrar en este nuevo lugar. Emocionalmente es natural que te sientas en un estado diferente en ocasiones, triste, solo, nostálgico y es que el estar solos lejos, donde no conoces a nadie es diferente para cada persona pero, depende de cada uno y de su actitud frente a esta situación cambiar su estado de ánimo para obtener de manera positiva todo lo que la experiencia de movilidad te aporta.

La Movilidad Estudiantil también te da la oportunidad de conocer a otras personas, su forma de vida, sus formas de trabajo y su pensamiento mediante la comunicación y la interacción que implica el estar en ese lugar. Mientras más te adentras en conocer lo que se te presenta, más garantía tienes de disfrutar y aprender sobre lo que te rodea. Esto genera en ti una necesidad de no ser sedentario y buscar conocer más cosas como lugares, costumbres, tradiciones que te permitirán tener una visión un poco más amplia de lo que se vive en un país como el nuestro lleno de diversidad, de cultura, historia, un México deseoso de cambios para la mejora; y ese es uno de los mayores aprendizajes que te da la Movilidad Estudiantil. El regresar con nuevas perspectivas de inclusión de comunicación de redes académicas donde es trabajo nuestro, como futuros profesionales de la educación, sensibilizarnos y trabajar por las necesidades educativas no sólo de nuestro entorno sino de nuestro país.

Conocer otras formas de aprendizaje es sin duda un choque que te provoca incertidumbre, pero también es una oportunidad para conocer la formación de tus pares en otro estado que sin duda es muy diferente a la tuya y esto es uno de los factores que tiene mayor impacto en esta experiencia pues te encuentras deseoso de compartir lo que sabes y lo que adquieres en ese lugar.

 

 

ImprimirCorreo electrónico

Créditos del Blog

 

Consejo editorial: A. Fabiola Hidalgo Martínez, Edson Cano Navarro, Mayela Crisóstomo Alcántara y Rhina Saldaña López
Coordinación de proyectos: Marta M. Vera Olivera
Redacción: Venecia Quiroz Téllez, Enrique Rojas y Eduardo Rodríguez
Colaboradores: Alejandra Cortés Zorrilla, Jessica Romero González, Alfredo Basilio Ojeda, Arianna Guzmán Martínez, Alberto Sánchez Cortés, y Guillermo Ramírez
Colaboraciones especiales en ilustraciones de portada: Yanelli Torres Uraga, Israel López Medina, Miguel Castellanos e Isaac Espino 
Corrección: Priscila Saucedo García
*Los temas desarrollados en este blog son propuestos por el Consejo Editorial y nutridos por los especialistas de la Dirección de Difusión y Extensión Universitaria en las áreas de: salud, activación física, comunicación, cultura y educación.