Sin miedo al mundo profesional

Por Jakelinne Cruz Sánchez

Era como si todos esos recuerdos hubieran estado hibernando en él, no muertos, solo dormidos, esperando, y ahora empezaran a salir de sus mil madrigueras.

Anthony Doerr 

Transmitir este tema es remontarte al año 2011, para ser exacta, al verano de ese año. Una nueva etapa se avecinaba, yo la esperaba con ansias y con un poco de nervio, pero la emoción y el empuje eran mayores. Maria Concluyendo el 5to semestre, sabía el área a la que me quería dedicar. Sí, de esas veces que sabes que naciste para estar en cierto lugar y que la pasión se desborda al momento de pensar: —Falta muy poco para iniciar mi vida profesional en el servicio social.

Tenía características que me hacían sentir segura, para enfrentar el nuevo reto. La curiosidad, la tenacidad, la perseverancia y la entrega eran habilidades que sabía que me iban a ser de utilidad.

 

 

Haciendo una revisión de las opciones que proporcionaba la Universidad Pedagógica Nacional (UPN) para realizar el servicio social, había sólo una que me iba a acercar a obtener experiencia verdaderamente en el área que me apasiona. Este lugar es INROADS de México AC.

Asociación que cambia vidas a los estudiantes universitarios. Ofreciéndoles un programa formativo, en el que obtienen experiencia profesional en su área de estudio, reciben capacitación para el fortalecimiento de competencias, el universitario contribuye socialmente a través de un servicio comunitario y recibe trimestralmente tutorías para detectar sus áreas de mejora (oportunidad). Un excelente programa, ¿no lo creen? Es decir te apoya para que te enfrentes al mundo laboral sin miedos y eso sí con todas las herramientas.

Pasé por tres entrevistas para poder ser aceptada y realizar mi servicio social. Y, ¡fui aceptada! Las áreas en la que desarrollaría mi proyecto de servicio social serían: reclutamiento, selección y capacitación. El reto era bastante grande pero sabía que esta oportunidad cambiaría mi vida.

 

 

Mi experiencia fue muy basta: entrevistas iniciales, entrevistas profundas, pruebas proyectivas, administración y logística de cursos. Tuve un apoyo impresionante por parte de mi jefa y combinado con mi empuje, fue la fórmula perfecta para apasionarme cada día más.

Concluyendo mi servicio de inmediato me ubiqué en el campo laboral, en cuestión de dos semanas ya estaba empleada, porque mi experiencia fue altamente significativa. Debido a mi buen desempeño durante mi servicio social en el año 2012 ellos mismos me hicieron una excelente propuesta de trabajo. Sin duda acepté. Ya que la causa de la asociación me apasiona. Ahora tengo 5 años trabajando para esta causa. Con un crecimiento profesional increíble. He tenido ascensos significativos. Hoy en día ya no radico en la Ciudad de México, en enero 2017, me dieron el cargo como Coordinadora Regional Noreste, vivo en Monterrey Nuevo León. ¡Feliz!

 

 

Todo lo anterior no hubiera sido posible sin mi Alma Mater, ¿por qué? Porque yo vengo de una familia de clase trabajadora, yo no hubiera podido terminar una licenciatura en otra universidad, aún siendo pública.

Mi Universidad me dio todo: instalaciones de calidad, la biblioteca más importante a nivel América Latina en temas educativos, actividades extracurriculares, alimentos de excelente calidad por una cuota simbólica, clases de idiomas, excelente información pegada en mamparas (que sólo los curiosos aprovechamos), docentes con grados académicos y experiencia.

Quizá me escucharé un tanto extremista, pero si no hubiera sido por la UPN, no estaría donde estoy.

Para concluir, me gustaría compartir que desde el 2015 he tratado de regresar un poco a la Universidad de lo mucho que me dio y esto es impartiendo un curso que se llama Entrevistas Exitosas de forma gratuita. De hecho esto no hubiera sido posible sin el apoyo de la profesora Teresa Martínez que me ha permitido dar este curso con sus grupos de los últimos semestres.

Así es como desde mi trinchera he regresado un poco, apoyando a las nuevas generaciones de UPENIANOS.

P P S A, P P S A, EEEEI EEEEEA, EDUCAR EDUCAR PARA TRANSFORMAR, EDUCAR EDUCAR PARA LIBERAR

¡Pedagógica Nacional! 

 

 

 

 

 



 

 

 

 

 

 

 

 

La primera fue porque tuve una excelente profesora Dolores Guadalupe Mejía en la materia “La Orientación Educativa: Sus Prácticas” que nos envió en equipos a impartir un curso y/o taller al nivel educativo de elección (preparatoria primero y segundo año). Fue un gran reto dado que los grupos eran numerosos (control de grupo complicado), comprendí la importancia del tono de voz, indicaciones puntuales. La manera en cómo te presentas frente al grupo, acompañado de la disciplina, te permiten tener un mayor desarrollo en el aula con los alumnos. Se trabajó la orientación vocacional con un estudiante de tercer año de secundaria o sexto semestre de preparatoria, aplicándole una batería de instrumentos, que previamente los aplicábamos en clase de manera personal.

La segunda surgió de mi experiencia con ellos, era raro que no hubiera pensado investigar sobre los jóvenes cuando llevaba años trabajando con ellos en un medio informal, una posible explicación es que con el anterior proyecto quise resolver algo que era cercano a mi persona (un familiar), no permitiéndome ver en su esplendor lo que estaba haciendo y como esto me construía–deconstruía.

 

 

Así que comencé a buscar información sobre estas líneas, permitiéndome observar en otros escenarios, dándome elementos para elegir la opción de campo. Curse séptimo semestre con grandes aprendizajes, los momentos en que se compartía nuestras inquietudes con sus aciertos y desaciertos sobre el proyecto de titulación, tuvimos la oportunidad de ir a una institución educativa de nuestra elección a preguntar a través de cuestionarios o entrevistas sobre nuestro tema de investigación, lo que nos permitiría clarificar el objeto de estudio.

En este ambiente decidí cursar el servicio en octavo semestre, para que después del término de la carrera toda mi atención estuviera en la culminación del proyecto de titulación. Siguiendo el eje transversal mi opción de campo se situaba en orientación, lo que me dio elementos para la elección del servicio social, realizándolo en el Colegio de Ciencias y Humanidades Plantel Sur en el departamento psicopedagógico.

 

 

Esta aventura inició con nervios, temores y con toda la actitud de aprender. Ahora que analizo las experiencias generadas en mi instancia en dicha institución, focalizo las herramientas de las que me dotado la Universidad Pedagógica Nacional Ajusco para la realización de las tareas asignadas. Permitiéndome construir mis conocimientos y aprendizajes que favorecen a mi formación como pedagoga, de las cuales puedo mencionar:

•   Lo que respecta al seguimiento académico, la mayor constante es el diálogo que se tiene con el alumno, lo cual nos permite identificar las razones de deserción y sus acciones consecuentes, aunque es cierto que el diálogo que se llega a generar con el alumno no siempre tiene una continuidad ya que ellos no regresan.

•   La importancia de que el alumno, profesor y padres de familia puedan tener una comunicación continua para que esto favorezca el desempeño académico y se puedan hacer las intervenciones pertinentes.

 

http://www.adams.loganschools.org/daily-announcements/2016/10/5/parent-teacher-conference-october-17-18 

 

•   Se trabajó la orientación vocacional que se apoya de dos momentos fundamentales lo que corresponde a la selección de materias y lo relacionado al Pase Reglamentado, esto me permitió poder focalizar factores que pueden facilitar o no la toma de decisión de los alumnos, así como emplear herramientas cuando el alumnos está en crisis.

•   Comprendí la importancia de tener una planeación clara para cada actividad sin perder de vista que responde a una necesidad educativa. Ya que como pedagogos una de nuestras herramientas es planear.

•   El trabajo es colaborativo ya que hubo momentos en que se llegó a trabajar con psicólogo, sociólogo, comunicólogo y trabajadores administrativos. Convirtiéndose a su vez en un trabajo multidisciplinario.

 

ImprimirCorreo electrónico

Créditos del Blog

 

Consejo editorial: A. Fabiola Hidalgo Martínez, Edson Cano Navarro, Mayela Crisóstomo Alcántara y Rhina Saldaña López
Coordinación de proyectos: Marta M. Vera Olivera
Redacción: Venecia Quiroz Téllez, Enrique Rojas y Eduardo Rodríguez
Colaboradores: Alejandra Cortés Zorrilla, Jessica Romero González, Alfredo Basilio Ojeda, Arianna Guzmán Martínez, Alberto Sánchez Cortés, y Guillermo Ramírez
Colaboraciones especiales en ilustraciones de portada: Yanelli Torres Uraga, Israel López Medina, Miguel Castellanos e Isaac Espino 
Corrección: Priscila Saucedo García
*Los temas desarrollados en este blog son propuestos por el Consejo Editorial y nutridos por los especialistas de la Dirección de Difusión y Extensión Universitaria en las áreas de: salud, activación física, comunicación, cultura y educación.