La educación según Alfonso Reyes

El regiomontano y cuatro veces candidato al Premio Nobel desarrolló su obra influenciado por los sucesos políticos del México revolucionario. Sus escritos son diversos van desde traducciones, versos, prosa, novelas, cuentos, jitanjáforas; hasta ediciones comentadas de casi todos los temas. En muchos textos de Alfonso Reyes se puede dilucidar su concepción de arte y literatura: sublimes producciones humanas.1  Escritor y diplomático, fundó el Ateneo de la Juventud agrupación cultural que promovió la difusión del conocimiento a través de instituciones gubernamentales con el objetivo de modernizar al país. Te has preguntado, ¿qué pensaba uno de los principales escritores mexicanos del siglo XX sobre educación?

Realiza su primera aproximación a la educación en la narración Última Tule donde hace un recuento de lo que la nueva república necesita: Después de la Revolución, del desencanto de la razón, sólo por medio de la educación y las leyes la nueva sociedad construiría una nueva civilización cuyos modelos serán los valores de la cultura grecolatina. Su visión universal, modernizadora y legítima perdurará en sus siguientes textos sobre educación.2  Para Reyes, sólo con los valores positivos de la ciencia, la educación y la razón se podía integrar la “gran patria criolla latinoamericana” a Latinoamérica y occidente en general. 

En 1944 a solicitud del secretario de Educación Pública, Jaime Torres Bodet, Reyes escribió la Cartilla Moral donde ilustra su idea de educación destinada al educando adulto, es decir, el maestro. La intención era desglosar su fundamento, fines y funciones para iniciar la campaña alfabética. En la lección III habla de la voluntad moral para trabajar en humanizar al hombre:

La educación moral, base de la cultura, que consiste en saber dar sitio a todas las nociones: en saber qué es lo principal, en lo que se debe exigir el extremo rigor; qué es lo secundario, en lo que se puede ser tolerante; y qué es lo útil, en lo que se puede ser indiferente. Poseer este saber es haber adquirido el sentimiento de las categorías.3

 

 

Este concepto es fundamental en la educación alfonsina, actividad que considera forjadora de todo lo que hace posible al ser humano. Es un proceso que dura una vida y tiene un punto de partida: los orígenes de la invención. Es por ello que, los planes de educación que plantea Alfonso Reyes no son lineales, sino arborescentes, múltiples, cambiantes y movedizos. Su concepción sobre educación es la suma de todas las energías sociales que obran en el individuo a lo largo de su vida.4

Si bien Vasconcelos fundó las grandes instituciones educativas del país, quizá fue Reyes quien imprimió la nueva ideología cultural después de la Revolución.5  Para el último era elemental ser mexicano y universal a la vez, tener una vida civil conociendo el pasado sin negar los aportes de la modernidad, creer en la utopía basado en la inteligencia y la educación. 

Sin embargo, su trabajo no sólo se limitó a difundir la cultura. Creía en las instituciones para la divulgación de la ciencia y la cultura, en concreto en las universidades. En 1933 desde Brasil, con función diplomática, escribió un texto titulado Voto por la Universidad del Norte.6  Su intención era proclamarse a favor de la Universidad de Nuevo León, una institución capaz de asumir los compromisos que el país y Latinoamérica requería en ese contexto. De no fundarla “será, en la historia, el mayor escollo con que haya tropezado la humanidad contemporánea”.7

 

 

Al final, su respuesta a qué se puede hacer en materia de educación es:

Creía hasta hoy que lo mejor que se puede hacer en materia de educación es dar un buen ejemplo... Pensé que las únicas leyes deben ser la seriedad del trabajo, la sinceridad frente a sí mismo (no confundirla con la mala educación para con los demás), y -digan lo que quieran las modas- una secreta, pudorosa, incesante preocupación del bien, en lo público y en lo privado... En suma: deje cada uno vivir al otro y, por su parte, procure hacer bien lo que tiene entre manos.8

 Alfonso Reyes consideraba que en materia de educación:

lo mejor que se puede hacer en materia de educación es dar un buen ejemplo [...] Pensé que las únicas leyes deben ser la seriedad del trabajo, la sinceridad frente a sí mismo (no confundirla con la mala educación para con los demás), y –digan lo que quieran las modas– una secreta, pudorosa, incesante preocupación del bien, en lo público y en lo privado [...] En suma: deje cada uno vivir al otro y, por su parte, procure hacer bien lo que tiene entre manos.9

 

 

Alfonso Reyes creía que la construcción de un México moderno se lograría a través de la educación y la cultura. Por eso, la Universidad Pedagógica Nacional, a través de la Dirección de Difusión y Extensión Universitaria, específicamente la Subdirección de Fomento Editorial te invita a seguir la apuesta cultural alfonsina para resolver los problemas del país. La colección EducArte contiene perspectivas culturales en el sistema educación mexicano, por ejemplo:

  • Una aproximación a la educación artística en la escuela de Victoria Eugenia Morton Gómez.
  • El Cuerpo, el movimiento y el arte en la educación preescolar y primaria de Laura Rebeca Pérez Vázquez.
  • De la idea a la creación: diseño y producción del software educativo de Laura Regil Vargas.

 

Referencias

1 Academia Mexicana de la Lengua. (2017). Alfonso Reyes. Recuperado de: http://www.academia.org.mx/Alfonso-Reyes, el 2 de agosto de 2017.

2 Saladino, A. (2004). El humanismo de Alfonso Reyes (pp. 249-257). En Saladino, A. (comp.), Humanismo mexicano del siglo XX. Toluca, México: Universidad Autónoma del Estado de México.

3 (s/a). (18 de noviembre, 2011). Cartilla Moral: Alfonso Reyes [versión electrónica]. Regeneración. Recuperado de: http://regeneracion.mx/cartilla-moral-alfonso-reyes/, el 2 de agosto de 2017.

4 Armendáriz, E. (17 de mayo, 2012). Alfonso Reyes pugnaba por una sólida educación sustentada en la honradez, felicidad y la virtud. Universidad Autónoma de Nuevo León [versión electrónica]. Recuperado de: http://www.uanl.mx/noticias/arte-y-cultura/alfonso-reyes-pugnaba-por-una-solida-educacion-sustentada-en-la-honradez-fel, el 2 de agosto de 2017.

5 Bugarini, L. (6 de octubre, 2015). Alfonso Reyes entre nosotros [versión electrónica]. Nexos. Recuperado de: http://asidero.nexos.com.mx/?p=2743, el 2 de agosto de 2017.

6 Nuncia, A. (6 de junio, 2009). El voto de Alfonso Reyes [versión electrónica]. La Jornada. Recuperado de: http://www.jornada.unam.mx/2009/06/06/opinion/014a2pol, el 2 de agosto de 2017.

7 Reyes, A. (1933). Nación y Universidad. 

8 Garciadiego, J. (2015). Alfonso Reyes, “un hijo mejor de la palabra”. Antología. México: FCE. 

 

 

 

 

 

Créditos del Blog

 

Consejo editorial: A. Fabiola Hidalgo Martínez, Edson Cano Navarro, Mayela Crisóstomo Alcántara y Rhina Saldaña López
Coordinación de proyectos: Marta M. Vera Olivera
Redacción: Venecia Quiroz Téllez, Enrique Rojas y Eduardo Rodríguez
Colaboradores: Alejandra Cortés Zorrilla, Jessica Romero González, Alfredo Basilio Ojeda, Arianna Guzmán Martínez, Alberto Sánchez Cortés, y Guillermo Ramírez
Colaboraciones especiales en ilustraciones de portada: Yanelli Torres Uraga, Israel López Medina, Miguel Castellanos e Isaac Espino 
Corrección: Priscila Saucedo García
*Los temas desarrollados en este blog son propuestos por el Consejo Editorial y nutridos por los especialistas de la Dirección de Difusión y Extensión Universitaria en las áreas de: salud, activación física, comunicación, cultura y educación.