• Inicio
  • Blog
  • Enseñar mi vocación, dibujar mi pasión

Enseñar mi vocación, dibujar mi pasión

Por Georgina Centeno Maldonado

Soy la tercera hija de cinco hermanos, dos varones y tres mujeres contándome a mí, nacida en una familia que se podría decir, contaba con los recursos indispensables para vivir.

Mis hermanos y yo asistíamos a las clases escolares básicas que brinda el gobierno, nada extracurricular, ni deportes, ni artes. Aun así había algo mágico en mi hermano mayor quien fue la persona que me inspiró y acercó al dibujo. El demostró una habilidad para el dibujo que desarrolló de manera autodidacta. La relación que lleve con él mientras era soltero fue la más significativa hasta ese momento a comparación de mis hermanos restantes. El ver como de su imaginación o de una pequeña estampa podía recrear dibujos en las puertas de su recámara y sus muebles, me parecía fascinante, además de mágico. Yo de manera independiente a temprana edad comencé a practicar el dibujo, sin guía alguna, instrucciones o clases. La actividad me parecía enteramente divertida, el poder plasmar las flores, los colores, las líneas que dibujan el cuerpo humano, las formas que la vida y la naturaleza nos regala, me parecía una forma de escapar de mi realidad, de crear objetos y mundos alternos.

En el transcurso del tiempo ya con la mayoría de edad, recién cumplida, tuve la oportunidad de participar en cursos de dibujo, ahí conocí la posibilidad de jugar con las sombras, fondo, relieve, blanco, negra, color. Por cuestiones ajenas a mí, me fue imposible seguir con las clases de dibujo, pero la vida me tenía preparada nuevas formas de regresar al arte de dibujar.

 

 

Después de años de ausentarme del dibujo, ahora con el gusto y influencia de las manualidades un profesor de educación preescolar y amigo me invitó a dar un curso durante una semana. Las clases serían con todos los grupos de preescolar de la institución y el tema era el reciclado, había que hacer juguetes con material reciclado. Antes de esta experiencia no había tenido contacto con la posibilidad de dar una clase, así que llena de emociones e ideas acepté; comencé a idear el juguete que fuera viable de realizar por niños de 3 a 5 años en promedio.

Independientemente de que en general las actividades fueron un éxito, la experiencia que viví con algunas actitudes, por parte de dos alumnos que no se sentían a gusto con la actividad, me dejó con la necesidad de prepararme profesionalmente para poder responder de manera acertada por el bien de los estudiantes, y combinar las artes y el dibujo para favorecer la enseñanza-aprendizaje. La búsqueda de mi camino profesional me llevó a la Universidad Pedagógica Nacional (UPN), con la Licenciatura de Psicología Educativa tracé un camino que me permitiría acercarme a la educación y combinarla con lo que más disfruto que son las manualidades y el dibujo.

 

 

En mis prácticas profesionales en compañía de mi compañera Karla llevamos a cabo un programa con el cual por medio del cuento y el dibujo combatiríamos el rezago educativo en lectoescritura con alumnos de tercer grado de primaria, ya que es donde se considera que el estudiante tendría que consolidar las habilidades de lectoescritura. Después de casi un año los resultados con los alumnos y el rendimiento escolar que se logró fue maravilloso, esto me llevó a tomar la decisión, dos años después, de realizar mi tesis de licenciatura con una dinámica parecida “el dibujo como estrategia para favorecer la escritura en alumnos de primaria”. Nuevamente confirmé con los resultados del proyecto psicoeducativo que yo diseñé y apliqué que se favoreció el aprendizaje por medio del dibujo.

 

 

Hoy en día comprobar que gracias a la UPN y la profesión que me brindó, además de mis preferencias y amor por el arte, pude realizar proyectos que benefician a los estudiantes con los que puedo tener contacto y el plus es cuando puedo influir de manera indirecta a más personas y hacerles saber que se pueden lograr y combinar las metas de vida si se elige de manera correcta el camino profesional. En mi caso una de las mejores decisiones que he tomado fue al elegir estudiar Psicología Educativa en la UPN, Unidad Ajusco.

ImprimirCorreo electrónico

Créditos del Blog

 

Consejo editorial: A. Fabiola Hidalgo Martínez, Edson Cano Navarro, Mayela Crisóstomo Alcántara y Rhina Saldaña López
Coordinación de proyectos: Marta M. Vera Olivera
Redacción: Venecia Quiroz Téllez, Enrique Rojas y Eduardo Rodríguez
Colaboradores: Alejandra Cortés Zorrilla, Jessica Romero González, Alfredo Basilio Ojeda, Arianna Guzmán Martínez, Alberto Sánchez Cortés, y Guillermo Ramírez
Colaboraciones especiales en ilustraciones de portada: Yanelli Torres Uraga, Israel López Medina, Miguel Castellanos e Isaac Espino 
Corrección: Priscila Saucedo García
*Los temas desarrollados en este blog son propuestos por el Consejo Editorial y nutridos por los especialistas de la Dirección de Difusión y Extensión Universitaria en las áreas de: salud, activación física, comunicación, cultura y educación.