¿Cuál es el origen del teatro?

 

Suele afirmarse que la danza en la prehistoria fue la primera manifestación artística, aunque de ello se tienen pocos vestigios históricos. En cambio, aunque hay la presunción de que el teatro tiene orígenes más antiguos, se cuenta con suficiente evidencia como para afirmar que el origen efectivo de esta rama del arte se remonta a la antigua Grecia1. Por Venecia Quiroz Téllez y Alejandro Gallardo Cano 

Se refiere que, hacia el año 600 a. C., durante las fiestas al dios de la vegetación y el vino, Dionisio, un grupo de hombres se disfrazaban como sátiros (criaturas mitológicas que son mitad hombre mitad cabra) y representaban historias, al tiempo que un grupo de acompañantes conocido como coro cantaba el Ditirambo (forma lírica coral), un himno a Dionisio comúnmente acompañado por danzas. 

Años después, hacia el 534 a. C., Tespis cambió drásticamente el Ditirambo y el teatro introduciendo elementos básicos como el prólogo, los discursos, máscaras, maquillaje y vestuario. Gracias a estas innovaciones, a Tespis se le conoce como el inventor de la tragedia porque marcó un énfasis trágico en los miembros del coro, a los cuales gradualmente convirtió en el primer actor de la obra, pues originariamente representaban participantes menos activos.

Sófocles, Eurípides y Esquilo son considerados los mayores exponentes del teatro en la antigua Grecia, dado que centraron sus aportes en la escritura de obras, lo que ahora se conoce como dramaturgia. Esquilo fue el primer escritor prominente de Grecia y es considerado uno de los fundadores del drama griego. Incluyó un segundo actor distinto de los coros, lo cual hizo posible la escenificación de los diálogos. Su obra más famosa es La Orestíada, una trilogía que comprende Agamenón, Las coéforas y Las  Euménides2

Por su parte, Sófocles escribió más de 120 obras incluyendo las famosas tragedias Antígona, Edipo Rey y Electra. El drama para él sucede cuando el destino y las consecuencias de los actos son los elementos importantes en la obra, tratando de mostrar a sus personajes como seres humanos  ideales3

Por el contrario Eurípides se esforzó por mostrar a sus personajes como en realidad eran: individuos comunes, diferentes a los héroes o a los dioses. Muchos de sus protagonistas eran personajes femeninos. En sus obras siempre aparece un deus ex machine -la repentina e inesperada intervención de un dios-- para forzar un giro en el destino o una solución artificial a un  problema. De Eurípides son famosas las tragedias Medea, Orestes, Las bacantes, Las troyanas y otra versión de Electra.

El origen de la comedia es incierto. Aristóteles apunta su aparición en Megáride y Sición, dos ciudades conocidas por el brutal sentido del humor de sus habitantes, quienes además poseían un gusto excesivo por lo ridículo. En los festivales nacionales, las personas viajaban de pueblo en pueblo contando chistes y gritando frivolidades. Incluso después de los banquetes, en estos pueblos, los hombres jóvenes  recorrían las calles con antorcha en mano, acompañados por un flautista o un tañedor de lira. A los juerguistas se les llamaba comus y sus canciones, comoedia, o comedia. A partir de esos orígenes, por lo menos etimológicos, Platón después definió a la comedia como una presentación diseñada para causar risa.

India

Se ignora si por irradiación cultural o porque  la representación teatral es una vía natural para la narración y el entretenimiento, pero el hecho es que otros pueblos también desarrollaron, hasta nuestros días, una rica tradición cultural. En India, por ejemplo, se tienen registros de obras  escritas en sánscrito4 que datan del del año 100 d. C., aunque las más reconocidas aparecen después del año 320, la mayoría escritas por Kālidāsa, dramaturgo clásico quien probablemente vivió durante el reinado de Candra Gupta II.

Las historias de esta tradición nunca son tragedias; más bien son narraciones morales donde dios siempre triunfa sobre el mal. La mayoría de tales historias se basan en dos famosas epopeyas indias, el Majabhárata  y la Ramayana. El éxito del teatro en su versión india fue tal, que incluso se cuenta con un tratado de teatro en sánscrito, El Natia-shastra, elaborado a la manera de una guía que describe y orienta sobre los elementos a tomar en cuenta en todo drama: el maquillaje, la actuación, el vestuario, la danza, la música y la estética general. Escrito entre el 200 a. C. y 200 d. C posiblemente sea el primer manual de teatro en el mundo5.

 

En Asia 

A inicios de la dinastía Tang en China, los diversos elementos de la historia, la danza, el canto y la pantomima cómica convergen para crear una sola representación. A diferencia del espacio típico del teatro griego, el área de actuación en el teatro en China se establecía por el simple hecho de dibujar un círculo de tiza en el suelo.

La importancia que pronto alcanzó esta versión asiática del teatro puede ser ejemplificada por el impulso del emperador Ming-Huang, quien en 714 d.C. fundó dos instituciones especiales para músicos y actores: Li yuan, institución de arte dramático para instruir actores y Jiao fang, para los músicos. Nos encontramos así, con una de las primeras, si no que la primera escuela del arte dramático en el mundo.

A la fecha el teatro chino está basado en relatos cantados y su única relación con la dramaturgia clásica griega o romana es la incorporación de diálogos. Debido al alto grado de analfabetismo, antes de la apertura económica y de la “revolución cultural”, el teatro en China estuvo muy entrelazado con las costumbres populares y el adoctrinamiento político.

Europa

Parecido al teatro chino, el teatro medieval fue una fuente de entretenimiento y educación. Se desarrolló con ayuda de la Iglesia Católica después del colapso del Imperio Romano. Inició con pequeños grupos de músicos y actores nómadas que viajaban de ciudad en ciudad contando historias.

A pesar de no ser aprobados por la Iglesia tales saltimbanquis fueron tolerados y con el tiempo se volvieron más abundantes. Æthelwold, obispo de Winchester (963 a 984) escribió y compiló el primer drama litúrgico del mundo occidental: Regularis Concordia6. Esta suerte  de guía moral y observancia de ritos para monjes y monjas, fue parte de una reforma religiosa que tuvo lugar en Inglaterra al final del siglo X. 

Otras obras notables del periodo prerenacentista son El Romance de la rosa de Guillaume de Lorris: una alegoría del amor cortesano, famoso por su ficticia representación de cualidades negativas convertidas en personajes con voces, y el Castillo de perseverancia, escrito en 1425, obra que ganó popularidad por interpretar los principios y los finales del hombre y el juicio final que le esperaba.

Pero ninguna tan famosa como las comedias y tragedias renacentistas de William Shakespeare, quien entre 1590 y 1615 escribió aproximadamente 37 obras de teatro y colaboró con otros dramaturgos en al menos cuatro piezas más. La mayoría de sus obras son consideradas comedias como La fierecilla domada, Pericles y Los dos caballeros de Verona, otras más son relacionadas con la historia de Inglaterra: Enrique IV, Enrique VIII y Ricardo III. Sus obras más famosas están reconocidas como tragedias: Romeo y Julieta, Macbeth, Julio César, Hamlet, Antonio y Cleopatra y Otelo.

La universalidad de las obras de Shakespeare las ha llevado a ser representadas en todo el mundo y adaptadas al cine y la televisión. Puede afirmarse sin ambages que el bardo inglés modernizó el teatro, por la limpieza formal y la calidad lingüística de todas sus obras.

México

Si bien en México el teatro llega tempranamente gracias a las misiones evangelizadoras de los españoles (que aprovechaban los autos de fe, pastorelas y géneros similares para adoctrinar a los indígenas), es hasta 1866 que se fundan las primeras escuelas teatrales  en las cuales destacan las enseñanzas sobre arte dramático de Tomás León, Aniceto Ortega, Manuel Siliceo, Eduardo Liceaga y Manuel Payno, entre otros. 

Sin embargo, es hasta fines de 1939 cuando se funda el Teatro de las Artes a partir de un colectivo artístico que revolucionó el concepto de la pedagogía teatral al aplicar métodos novedosos de actuación. La escuela fue la primera en proponer una técnica alternativa de aprendizaje y en concebirla como un instrumento de expresión artística.

A resultas de este impulso original, diez años después se inauguró la sección de Teatro de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM como una ramificación del Departamento de Letras Modernas. Hasta 1959 se otorgó por primera vez el grado de licenciado en arte  dramático7.  A partir de esa joven tradición, han proliferado escuelas y universidades que cultivan la enseñanza del arte teatral en distintos estados de la república.

En la actualidad es innegable la importancia de la instrucción teatral. Es ya un acuerdo generalizado que el estudio del arte dramático desarrolla varias habilidades en el ser humano, aparte del gusto por el arte, como son la inteligencia espacial, la emocional y la capacidad de enfrentar a públicos vastos.

Por ello, la UPN, a través de la Dirección de Difusión y Extensión Universitaria, y específicamente el Departamento de Difusión Cultural pone a disposición de los alumnos el taller de teatro “El arte para educar con arte” impartido por la maestra Betsabé Iraís Heras Chavarría.

El Taller permite al estudiante, futuro educador o formador de educadores, descubrir las posibilidades creativas del teatro, por medio de la experimentación de las diversas técnicas de desarrollo actoral, al tiempo que motiva y aporta conocimiento útil para formar individuos íntegros y creativos. La vinculación con el arte en cualquiera de sus manifestaciones, reza el programa del Taller, dota al individuo de una especial sensibilidad, aspecto importante en la vida de todo profesionistas, especialmente el relacionado con el campo educativo.

El curso se divide en dos bloques; el primero, permite al alumno realizar ejercicios de concentración, exploración motriz, entrenamiento de la voz y creación de personajes; la segunda parte busca dotar al estudiante del marco teórico de la pedagogía teatral útil para fomentar el desarrollo integral de sus futuros alumnos; o para desarrollarse con amplia competencia y desenvoltura en cualquier área vinculada con la educación.

¡No te quedes fuera e inscríbete!

Referencias

1Gross Brockett, O., & Hildy, F. (2007). History of the Theatre (9° Ed.). EEUU: Universidad de Michigan.

2Bowra. Cecile Maurice. (2007). Introducción a la Literatura Griega. Madrid: Editorial Gredos.

3Ibid. (Es del mismo libro)

4Lengua indoeuropea de Asia conservada en los textos sagrados y cultos del brahmanismo o sistema religioso y social de la India, escritos entre los siglos. xv y x a. C. Recuperado en: http://es.thefreedictionary.com/s%C3%A1nscrito

5Francisco Rodríguez Adrados. (2012). Teatro griego antiguo y teatro indio: su origen en danzas corales que miman antiguos mitos. Emerita, Revista de Lingüística y Filología Clásica, LXXX 1, 1-12. Recuperado el 29 de agosto de 2016, en sitio web: http://emerita.revistas.csic.es/index.php/emerita/article/view/1009/1054

6http://e-ducativa.catedu.es/44700165/aula/archivos/repositorio//4000/4165/html/4_el_teatro.html

7http://reliquiasideologicas.blogspot.mx/2011/03/las-escuelas-teatrales-en-mexico-1866.html 

Créditos del Blog

 

Consejo editorial: A. Fabiola Hidalgo Martínez, Edson Cano Navarro, Mayela Crisóstomo Alcántara y Rhina Saldaña López
Coordinación de proyectos: Marta M. Vera Olivera
Redacción: Venecia Quiroz Téllez, Enrique Rojas y Eduardo Rodríguez
Colaboradores: Alejandra Cortés Zorrilla, Jessica Romero González, Alfredo Basilio Ojeda, Arianna Guzmán Martínez, Alberto Sánchez Cortés, y Guillermo Ramírez
Colaboraciones especiales en ilustraciones de portada: Yanelli Torres Uraga, Israel López Medina, Miguel Castellanos e Isaac Espino 
Corrección: Priscila Saucedo García
*Los temas desarrollados en este blog son propuestos por el Consejo Editorial y nutridos por los especialistas de la Dirección de Difusión y Extensión Universitaria en las áreas de: salud, activación física, comunicación, cultura y educación.