¿Por qué cuidar mi alimentación?

 

La alimentación juega un papel importante en la salud del ser humano. Los hábitos alimenticios adquiridos en la infancia acompañarán al individuo a lo largo de su vida, por lo que es fundamental prestar atención, detectar algún problema y hacer un seguimiento continuo de la dieta que consumes y así evitar problemas futuros1.  Por Venecia Quiroz Tellez y Alejandro Gallardo Cano

La importancia de la Educación Nutricional.

Antes hemos hablado sobre los beneficios de practicar deporte, pero no es el único ingrediente para una vida sana. La nutrición es parte fundamental de tu desarrollo y por lo general siempre la dejamos de lado. No es alimentarnos para llenarnos sino para nutrirnos2

“Educación Nutricional” no es lo mismo para todos los que se dedican profesionalmente a la nutrición. Además de la difusión de información sobre los alimentos y sus nutrientes, otros contemplan las herramientas para saber qué hacer y cómo actuar para mejorar la nutrición. También puede proporcionar los conocimientos y competencias necesarias para que las personas puedan: alimentarse y alimentar a su familia de un modo adecuado; obtener alimentos adecuados a precios asequibles; preparar alimentos y comidas saludables; reconocer las malas elecciones alimentarias y como resistir a éstas, por último, instruir a sus hijos y a otros sobre la alimentación saludable.

La educación en materia de nutrición tiene una fuerte orientación hacia la acción y suele definirse como una serie de:

“…actividades de aprendizaje cuyo objetivo es facilitar la adopción voluntaria de comportamientos alimentarios y de otro tipo relacionados con las nutrición que fomentan la salud y el bienestar3”.

A nivel macroeconómico, el valor de la educación nutricional y la seguridad alimentaria de un país tienen fuertes repercusiones en su desarrollo económico y productivo. Las cifras que publica anualmente la Organización Mundial de la Salud (OMS) acerca de los recursos que destinan las distintas naciones para atender enfermedades cuyos orígenes comprobados se encuentran en la generalización de malos hábitos alimenticios entre sus pobladores como son la diabetes, la presión arterial y muchas enfermedades cardiacas.

Ante esos problemas, que tienen larga data, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) funda en 1945 la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) con el fin de contribuir con el acopio de información confiable para enfrentar los desafíos de los países miembros4. A su vez impulsa estrategias de educación nutricional en el mundo, centradas en los pilares de la seguridad alimentaria y nutricional, el consumo de alimentos saludables y las prácticas dietéticas: asuntos que tienen qué ver no sólo con la promoción de buenos hábitos alimentarios, sino con estrategias viables para la compra de alimentos, la inocua preparación de estos consideradas las condiciones ambientales de cada región.

 

La deficiente nutrición tiene diversas causas que atañen a actitudes y prácticas derivadas de la publicidad y la distribución que la educación puede modificar: es posible combatir tabúes alimentarios, equívocos hábitos dietéticos, hábitos arraigados en el consumo de refrigerios, malas decisiones respecto de la producción agrícola, prácticas discriminatorias en la distribución de alimentos en el nivel familiar y nacional; ideas falaces sobre la alimentación infantil, desmitificación de la publicidad engañosa de alimentos, ignorancia en materia de higiene o actitudes negativas frente a las hortalizas en contrapartida con el excesivo consumo de azúcares, sal y grasas de origen animal. Todos estos factores están presentes en los países afectados por la globalización y la creciente urbanización, y es menester afrontarlos sistemáticamente.

Centrarse en el individuo permite cambiar su estilo de vida, sus motivaciones y su contexto social, parte de una metodología basada en la acción5.

En México, el Gobierno Federal implementó una estrategia para la prevención y el control del sobrepeso. La política integral de salud promueve la campaña “Chécate, Mídete, Muévete”, la cual surgió originalmente del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), para promover estilos de vida saludables, a través de orientación alimentaria y fomento de la actividad física. Busca incidir en la modificación de los determinantes del sobrepeso, obesidad y sedentarismo. Su finalidad es incorporar una cultura de alimentación saludable junto con la actividad física en todos los sectores de la población. 

Sin embargo, el modelo de educación nutricional orientada a la acción todavía se conoce poco. Es necesaria su impulso para introyectar en las políticas e instituciones nacionales, además de fomentar el crecimiento de los profesionistas capaces de impulsar cruzadas regionales en materia de salud. Hacer hincapié en los beneficios a corto y largo plazo de una vida saludable, logrando una desaceleración en la prevalencia de sobrepeso y obesidad en la población en general.

La Universidad Pedagógica Nacional a través del área de la Dirección de Difusión y Extensión Universitaria, y particularmente de la Coordinación de Cultura Física y Deportes pone al servicio de la comunidad universitaria el servicio de Orientación Nutricional en un esfuerzo por promover los buenos hábitos de salud y nutrición, y fomentar un estilo de vida saludable entre las comunidades upenianas mediante la combinación ganadora de alimentación sana y activación física.

Asiste gratuitamente al servicio de orientación nutricional a cargo de la licenciada en nutrición Ana Luz Ortega González para obtener orientación profesional sobre prácticas alimentarias saludables. Las consultas son: lunes y jueves de 12 a 15 horas en la entrada del gimnasio. Es necesario tener la credencial de usuario del gimnasio vigente. En la primera consulta se genera un historial clínico que incluye la toma de peso y composición corporal (porcentaje de grasa total, visceral y de músculo) con la finalidad de contar con las herramientas necesarias para apoyarte con un plan de alimentación personalizado que te ayude a tener un peso saludable.  

¡Inscríbete y asiste para lograr una vida más saludable!

 

Referencias

1Fundación Santa Fe de Bogotá. (2016) ¿Por qué es importante una alimentación saludable en los niños? Consultado el 13 de septiembre de 2016 en el Sitio Web de Fundación Santa Fe de Bogotá: http://www.fsfb.org.co/fsfb?q=node/19749

2FAO. (2011). La importancia de la educación nutricional. Consultado el 13 de septiembre de 2016 en el Sitio Web de Food and Agriculture Organization of the United Nations: http://www.fao.org/ag/humannutrition/31779-02a54ce633a9507824a8e1165d4ae1d92.pdf

3ADA (American Dietetic Association). (1996). Position of the American Dietetic Association: nutrition education for the public. J Amer Diet Assoc 96, 11, 1183-1187.

4FAO. (2016). Breve historia de la FAO. Consultado el 13 de septiembre de 2016 en el Sitio Web de Food and Agriculture Organization of the United Nations: http://www.fao.org/about/es/

5FAO. (2016). What we do. Consultado el 13 de septiembre de 2016 en el Sitio Web de Food and Agriculture Organization of the United Nations: http://www.fao.org/about/what-we-do/en/

.

 

Créditos del Blog

 

Consejo editorial: A. Fabiola Hidalgo Martínez, Edson Cano Navarro, Mayela Crisóstomo Alcántara y Rhina Saldaña López
Coordinación de proyectos: Marta M. Vera Olivera
Redacción: Venecia Quiroz Téllez, Enrique Rojas y Eduardo Rodríguez
Colaboradores: Alejandra Cortés Zorrilla, Jessica Romero González, Alfredo Basilio Ojeda, Arianna Guzmán Martínez, Alberto Sánchez Cortés, y Guillermo Ramírez
Colaboraciones especiales en ilustraciones de portada: Yanelli Torres Uraga, Israel López Medina, Miguel Castellanos e Isaac Espino 
Corrección: Priscila Saucedo García
*Los temas desarrollados en este blog son propuestos por el Consejo Editorial y nutridos por los especialistas de la Dirección de Difusión y Extensión Universitaria en las áreas de: salud, activación física, comunicación, cultura y educación.