• Inicio
  • Blog
  • MOOC, ¿moda o nueva educación en línea?

MOOC, ¿moda o nueva educación en línea?


Los Cursos Masivos Abiertos en Línea (MOOC, por sus siglas en inglés) son cursos interactivos paso a paso que llegan a un número ilimitado de participantes gracias a Internet.

 

Los MOOC surgen a partir del llamado “Paradigma Open Course Ware”, anunciado a principios del siglo XXI por el Massachusetts Institute of Technology (MIT), que consiste en la puesta en línea de contenidos educativos de nivel superior sin restricciones de costo ni límites de matrícula. Implica también la libertad para usar libremente dichos contenidos siempre que se cite a los autores originales.

En 2008, seis años después de que el MIT hiciera su primera prueba, la Universidad de Manitoba, en Canadá, acuñó el concepto de “MOOC” al organizar un curso abierto sobre “Conectivismo y conocimiento interconectado” (CCK08, por sus siglas en inglés) que tuvo una matrícula de 2 mil 325 estudiantes, de los cuales únicamente 25 pagaron[1].

Desde entonces, cada vez son más las universidades e instituciones dedicadas a organizar cursos gratuitos con herramientas de creación abiertas, accesibles para un gran número de personas y participación activa de los alumnos. Los analistas coinciden en afirmar que este fenómeno podría transformar la estructura de la enseñanza en el mundo[2].

El diario New York Times declaró el 2012 como “año de los MOOC”[3], debido al crecimiento exponencial de personas inscritas a este tipo de cursos en dicho periodo. Los MOOC se popularizaron a nivel mundial gracias a su facilidad de uso, requerimientos mínimos, bajo costo y disposición a toda hora. Ante este panorama, universidades de gran prestigio, como Harvard y el MIT, se aliaron para crear la plataforma no lucrativa EDx, que al inicio atendió a más de 370 mil alumnos. Esta cifra, sin embargo, no se compara con el éxito de la plataforma Coursera, que en su primer año alcanzó más de 1.7 millones de alumnos.

 


Fundamentos y clasificación

Los MOOC se basan en dos grandes fundamentos: legales y tecnológicos. Los primeros reciben los contenidos y la información a través de licencias explícitas para que quien acceda tenga pocas restricciones comerciales o de uso. Los MOOC tecnológicos son auspiciados por sitios académicos, dirigidos al público en general y en formatos estándares de representación de datos.

También se distinguen por sus posibilidades de interacción. La forma más conocida de clasificación distingue dos tipos: los MOOC “conectivistas” (cMOOC) y los MOOC “no conectivistas” (xMOOC). En el primer caso, los alumnos pueden participar en la generación del contenido. La estructura del curso favorece, además de la conexión, la colaboración entre participantes y brinda la posibilidad de experimentación. Los cursos diseñados de esta manera se enfocan a nichos específicos y exigen plataformas cada vez más robustas, así como el uso tecnologías de inmersión o de alta interactividad (Inmersive Learning Environments).

Por su parte, los xMOOC se ofrecen en plataformas comerciales o semicomerciales y son más parecidos a un curso tradicional mediado por la tecnología. En los xMOOC el alumno recibe información secuenciada y estructurada como en un currículo tradicional y es evaluado de acuerdo con su aprovechamiento. La interacción con otros integrantes del curso, si bien es importante y se fomenta, no está en primer plano. Su método se asemeja al aprendizaje tradicional centrado en la visualización de videos y la evaluación mediante ejercicios tipo examen.

Por el momento, ninguno de los tipos de MOOC aquí descritos puede suplir a corto plazo la educación curricular tradicional. Por el contrario, la mayoría de los especialistas los consideran un complemento educativo, pues los temas son diversos y los requisitos de acceso son mínimos; uno puede aprender temas muy focalizados como el uso de un programa estadístico, la elaboración de un buen currículo, temas de historia, deportes, artes, literatura, idiomas, o tópicos tan complejos como física cuántica, matemáticas o leyes de manera entendible para cualquier edad y en cualquier contexto.

Microlearning

Se llama microlearning a la tendencia a fragmentar los temarios al extremo para facilitar el acceso al contenido. Ésta trae consigo la creación de nuevos hábitos para la gestión de la atención más flexible[4], compatible con su consumo y utilización a través de dispositivos móviles, lo que alude a los “formatos novedosos” y no tiene continuidad con los formatos tradicionales.

Sin embargo el reto es la diversidad de quiénes toman los cursos y los métodos de evaluación. El antecedente educacional de más de 40 mil inscritos plantea un desafío de diseño y creación de los MOOC porque la mayoría de los cursos disponibles en muchas plataformas es sólo aparente. Por otro lado, conforme aumentan los usuarios y se diversifica la oferta, su producción exige mayor rigor y calidad técnica. La confección de buenos cursos abiertos se aleja de la pura ocurrencia y la originalidad de muchos Vloggers (contracción de videobloggers), a quienes les basta con una cámara casera, una idea singular y una buena conducción.

Los MOOC en México

La entrada de los MOOC a México fue impulsada por Telmex y la Fundación Carlos Slim, que en 2011 lanzaron la plataforma interactiva Académica. Actualmente dicha plataforma reúne a más de 600 instituciones de educación superior y centros de investigación y ofrece más de 150 mil contenidos en español. Sin embargo, los MOOC adquirieron popularidad hasta 2013, cuando la plataforma Coursera incorporó cursos en español gracias al apoyo de 29 escuelas y universidades, entre las que destacan la UNAM, el ITESM y la Universidad Autónoma de Barcelona. Esto generó interés por desarrollar otros proyectos como MiríadaX, que en 2014 contó con la participación de 45 universidades de diversos países y ofreció casi 200 cursos. La plataforma recibió apoyo del banco Santander y Telefónica, a través de la Red Universia y Telefónica Educación Digital.

La UPN participa en la creación de MOOC

Por su parte, la UPN participa en el proyecto multi-institucional México X, que reúne a 23 universidades coordinadas por la Dirección General de Televisión Educativa (DGTVE). El propósito de este proyecto es la creación de una avanzada en materia de cursos abiertos de calidad para correr a través de la plataforma EDx. Se trata de una propuesta colectiva pionera que comprende alrededor de 58 cursos. Los MOOC generados por docentes de la UPN son: “Violencia en la escuela: herramientas para su análisis e intervención”, “Educación intercultural: perspectivas interdisciplinarias” e “Introducción a la nueva epistemología”.

Una colaboración interinstitucional, como la lograda por MéxicoX, demuestra que ésta es una opción viable para explorar con dignidad y autonomía el reto que los MOOC plantean al sistema educativo mexicano. Este año, la plataforma MéxicoX fue galardonada con el premio internacional WSIS 2016 en la categoría E-learning, donde concursó con otros 25 proyectos.

https://www.edx.org/course/educacion-intercultural-perspectivas-mexicox-upn002x

https://www.edx.org/course/violencia-en-la-escuela-herramientas-mexicox-upn001x

Estructura

La producción de MOOC es un campo fértil para la innovación. Los MOOC pueden asumir características diversas, según las posibilidades tecnológicas y la división que sugiera o privilegie el equipo diseñador. Sin embargo, actualmente es común presentar parte de los contenidos mediante videos introductorios de corta duración (se recomienda que no superen los cinco minutos). Éstos deben ser altamente iconográficos y perfectamente documentados. También se utilizan animaciones digitales y mini-clips para apoyar la disertación del profesor. En general, la estructura típica de un MOOC es:


▪ Videos no mayores a cinco minutos con disertación del profesor y esquemas fijos o animados.
▪ Lecturas adicionales o complementarias.
▪ Foros de discusión coordinados por el académico.
▪ Presentaciones en Powerpoint o Prezi y ligas a sitios web.
▪ Cuestionarios y/o ejercicios por módulo o tema.
▪ Evaluaciones parciales (puntos, insignias o recompensas según el avance registrado).
▪ Evaluación general para adquirir la certificación, si es el caso.

Para los docentes, investigadores, educadores, o expertos de cualquier campo del conocimiento es posible y hasta necesario realizar sus propios MOOC. La UPN promueve la formación de equipos interdisciplinarios y alienta no sólo la generación de proyectos de diseño de MOOC, sino también la creación de micro-sitios que permitan a las plantas académicas entrenarse en la práctica de propuestas educativas innovadoras. Por esa razón, en la Unidad Ajusco, la Dirección de Difusión y Extensión Universitaria, a través de la Subdirección de Comunicación Visual (SCA) ofrece las herramientas necesarias para diseñar y producir correctamente MOOC con estándares de alta calidad.

Hasta ahora, se puede considerar a los MOOC como una opción educativa embrionaria que está transformando el ecosistema educativo, cuyo alcance es difícil de estimar, y que seguramente dará paso a nuevas formas de construcción y transmisión colectiva de conocimientos.

La pregunta sigue vigente: ¿Son los MOOC una opción educativa viable o una moda?


Bibliografía:

[1] Wikipedia. Entrada del 12/02/15
[2] Afirmación que sustenta, entre otros autores, Clayton Christensen, quien califica a los MOOC como factores de cambio disruptivo de la educación en el mundo, diferente a la innovación evolutiva o incremental aún vigente. Se trata de un modelo que actualmente está en debate. l respecto, consultar: http://www.eoi.es/blogs/solangelitacamilo/2012/03/10/la-innovacion-disruptiva-y-la-innovacion-incremental/
[3] Pappano, Laura. 2012. The Year of the MOOC. 21/06/2016 de The New York Times. Consultado en: [http://www.nytimes.com/2012/11/04/education/edlife/massive-open-online-courses-are-multiplying-at-a-rapid-pace.html?_r=0]
[4] Gallardo Cano, Alejandro: “Modelo tripolar para la producción y uso de video educativo digital” y “Educomunicodas”, en: Ciencias, tecnologías y culturas. Educación y nuevas tecnologías. E-book, Silvia Fridman y Rubén Edel-Navarro Editores, Chile-México, 2013, p. 285.

 

 

Créditos del Blog

 

Consejo editorial: A. Fabiola Hidalgo Martínez, Mayela Crisóstomo Alcántara, Rhina Saldaña López y Edson Cano Navarro.
Responsable: Marta M. Vera Olivera.
Redacción: Venecia Quiroz Téllez, Enrique Rojas y Eduardo Rodríguez.
Colaboradores: Alejandra Cortés Zorrilla, Jessica Romero González, Alfredo Basilio Ojeda, Arianna Guzmán Martínez y Alberto Cortés González.
Corrección: Priscila Saucedo García
*Los temas desarrollados en este blog son propuestos por el Consejo Editorial y nutridos por los especialistas de la Dirección de Difusión y Extensión Universitaria en las áreas de: salud, activación física, comunicación, cultura y educación.